¿Quieres ser uno de nuestros aliados? Registra tus datos y los de tu empresa u organización y recibe toda la información para que puedas conocer nuestro portafolio sobre el uso responsable y creativo de internet.


Autorizas a TIGO y filiales para que recolecte, almacene, suministre, procese, me contacte, utilice y transfiera a terceros información relativa a los datos personales en este formulario, con el fin de desarrollar el programa de responsabilidad social empresarial de TIGO.  

Como titular de la información tienes derecho a conocer, actualizar, rectificar tus datos personales, solicitar prueba de la autorización otorgada, ser informado sobre el uso dado a los mismos, presentar quejas ante la SIC por infracción a la ley, revocar la autorización y/o solicitar la supresión de tus datos cuando sea procedente y acceder en forma gratuita a los mismos. TIGO tiene domicilio principal en Medellín. La política de tratamiento de los datos así como el aviso de privacidad los podrá encontrar en nuestra página web www.tigo.com.co

Registra tus datos y recibe toda la información para que puedas conocer sobre el uso responsable y creativo de internet a través de nuestro programa ContigoConectados. (Este formulario solo debe ser diligenciado por mayores de edad)


Autorizas a TIGO y filiales para que recolecte, almacene, suministre, procese, me contacte, utilice y transfiera a terceros información relativa a los datos personales en este formulario, con el fin de desarrollar el programa de responsabilidad social empresarial de TIGO.  

Como titular de la información tienes derecho a conocer, actualizar, rectificar tus datos personales, solicitar prueba de la autorización otorgada, ser informado sobre el uso dado a los mismos, presentar quejas ante la SIC por infracción a la ley, revocar la autorización y/o solicitar la supresión de tus datos cuando sea procedente y acceder en forma gratuita a los mismos. TIGO tiene domicilio principal en Medellín. La política de tratamiento de los datos así como el aviso de privacidad los podrá encontrar en nuestra página web www.tigo.com.co

Artículo

¿Qué son los discursos de odio en redes sociales?

Las personas en internet pueden publicar casi cualquier cosa, dada la cantidad de contenido no regulado, por esto resulta fácil presentar la opinión como un “hecho” y hacer declaraciones falsas sin ser cuestionado. Aquí te contamos qué son los discursos de odio, su impacto y algunas claves para disminuirlos.

En palabras de Esteban Ibarra (2017), presidente del Movimiento contra la Intolerancia y secretario general del Consejo de Víctimas de Delitos de Odio de España, el discurso de odio se refiere al mensaje difundido de manera oral, escrita, en soporte visual, papel o audio, en los medios de comunicación, internet o cualquier otro medio, que aliente conductas contra la dignidad e igualdad de derechos de las personas, colectivos minoritarios o mayoritarios y grupos vulnerables por ser distintos.

Los argumentos del discurso de odio se basan en prejuicios y estereotipos que por su simplicidad y repetición calan en la población con facilidad, sobre todo en un contexto de crisis económica y social. Es así como el machismo, la xenofobia, la homofobia, el racismo, el antisemitismo y otras formas de intolerancia han tomado protagonismo en las redes sociales generando escenarios de amenaza que muchas veces terminan en violencia.

¿Cómo identificar un discurso de odio?

Es importante considerar que el discurso de odio proviene de individuos directa o indirectamente vinculados a colectivos, los cuales suelen conocerse en internet con el nombre de haters o trolls. Estos se identifican al usar sus redes sociales para provocar con expresiones violentas de todo tipo y en todo formato a personas o colectivos haciéndolos sufrir situaciones de discriminación, opresión o vulnerabilidad.

Pero ¿cuál es el rol que juegan las redes sociales en los discursos de odio?

Sin duda por su alcance, aprobación entre los usuarios y facilidad de propagación de contenidos, las redes sociales son un instrumento para la divulgación instantánea de estos mensajes malintencionados. Además, se convierten en escenarios ideales, pues permiten el uso de pseudónimos, el anonimato y la creación de múltiples cuentas.

El discurso de odio busca vías. No solo se halla en las conversaciones cotidianas, sino en medios masivos como internet, especialmente en las redes sociales al ser una válvula social de escape que muestra la “sombra” de los seres humanos, aquel lado oscuro interior. El problema no son las tecnologías, son los contenidos de quienes crean estos mensajes.

¿Qué medidas se han adoptado para contrarrestarlo?

Pensando en la magnitud del alcance del discurso de odio, las principales empresas proveedoras de redes sociales han manifestado su compromiso para idear e implementar estrategias que disminuyan o eliminen por completo este tipo de discursos. En Europa, por ejemplo, se firmó el Código de Conducta sobre discurso de odio con la Comisión Europea y se creó el Proyecto Online contra la Xenofobia y la Intolerancia en Medios Digitales (Proxi), como una iniciativa de diversas entidades de derechos humanos para luchar contra esta problemática.

En Latinoamérica aún no existen organizaciones ni acciones amparadas por la ley para combatir los discursos de odio. Son las compañías las que desde sus propias políticas de seguridad promueven su prevención y establecen los conductos para denunciar los casos que identifiquen.

  • ¿Qué consecuencias traen los discursos de odio?

Los efectos de los discursos de odio son diversos. Por un lado, están los daños directos emocionales o psicológicos que pueden producir las amenazas, el acoso y otros ataques dirigidos a individuos concretos, por motivos de odio e intolerancia. Por otro lado, está la perpetuación de estereotipos discriminatorios, la estigmatización y deshumanización de ciertos colectivos y su marginación. Algunos de estos son:

  • Daño emocional o psicológico
  • Daño físico, en caso de desencantamiento de episodios de violencia
  • Exclusión social
  • Persecución en la redes o ciberacoso
 

En este sentido, los discursos de odio emiten un mensaje social que divide y segrega comunidades. Pero al mismo tiempo juegan un papel cohesionador para los emisores de ese tipo de discurso, reforzando su sentimiento de pertenencia a un grupo basado en la discriminación y la xenofobia.

¿Cómo identificar los mensajes de odio y qué hacer al respecto?

Ante la posibilidad de que un usuario asuma cualquiera de los dos roles, los padres y docentes se enfrentan al reto de adoptar una postura de autocuidado y de mediación, de tal forma que los niños y adolescentes puedan encontrar un ambiente sano para fortalecer su pensamiento crítico y sus habilidades en el tratamiento de grandes volúmenes de información que reciben cotidianamente en internet.

Además de trabajar por la identificación de los discursos de odio en internet, es preciso revisar y analizar los hechos y la argumentación detrás de estos. Conocer en qué tipo de página se alojan estos mensajes y qué tipo de reputación tiene el autor puede ser útil para alertar a los niños y adolescentes sobre la posibilidad de que el texto contenga un discurso de odio.

Con las siguientes preguntas podrás identificar un discurso de odio. Haz el ejercicio de responderlas con tus hijos y así reconocerán prejuicios, racismo o discriminación desde la argumentación:

  • ¿El texto proporciona fuentes para respaldar las afirmaciones hechas, o recurre al sentido común, a las emociones, a los resultados probables o a las creencias tradicionales?
  • ¿El argumento presentado no es convincente por su contenido, sino por los formatos de su presentación? Por ejemplo, por el uso de imágenes llamativas o multimedia.
  • ¿En el texto aparecen generalizaciones racistas o discriminatorias sobre personas o grupos?

 

Ahora que tenemos la posibilidad de crear contenido en internet se abren oportunidades, pero esto también implica responsabilidades. En relación con el discurso de odio, las responsabilidades y la necesidad de tener cuidado a la hora de publicar en internet adquieren relevancia, pues podríamos convertirnos fácilmente en actores que propagan el odio, ya sea intencionalmente o no.

Por último, te brindamos estos consejos útiles para que hagas un uso responsable de internet y evites difundir mensajes de odio:

No compartas lo que pueda comprometer la privacidad o seguridad de otras personas y que contenga prejuicios, racismo y odio.

Verifica que la información que lees incluye fuentes confiables para evitar así difundir información errónea.

No reenvíes información que pueda estar protegida por derechos de autor.

Comprueba que tu contenido no sea ambiguo y vuelve a leer lo que publicas con “los ojos de otra persona”, ya que lo que se comparte en internet se puede malinterpretar fácilmente.

Fuentes:

Movimiento contra la intolerancia (2017). Contra el discurso de odio y la intolerancia. Materiales didácticos, 12, p.7. Recuperado de http://www.educatolerancia.com/wp-content/uploads/2017/06/material-didactico12.-Discurso-de-Odio.pdf

Revista de Fomento Social (2017). Los discursos del odio: una amenaza a la construcción democrática de la tolerancia. Revista de Fomento Social, 72(1), p. 12. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5986380.pdf

René. S. (2015). Miedos, afectos y odios en las redes sociales. Colección Matices, (1), p. 63-70. Recuperado de https://rtrejo.files.wordpress.com/2015/11/intolerancia-en-licc81nea.pdf

 

Gracias,

pronto nos pondremos
en contacto.

Este sitio web usa cookies

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para analizar el tráfico, facilitar el uso y la navegación, conocer el comportamiento del usuario y mejorar su experiencia, personalizar el contenido, los anuncios y mejorar la calidad de la página, así como ofrecer funciones de redes sociales. Además, compartimos la información sobre el uso del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web.