Educación

El rol del ser humano y la educación frente a la Inteligencia Artificial

0
0
395
El rol del ser humano y la educación frente a la Inteligencia Artificial

¿Las máquinas reemplazarán a los humanos? La Inteligencia Artificial es un tema que no deja de causarnos una gran curiosidad. Jaron Lanier, experto en el tema, nos cuenta su percepción sobre lo que ocurre con la Inteligencia Artificial y cómo sacarle provecho en nuestra vida cotidiana y en nuestros procesos de aprendizaje.

Cuando miramos el futuro desde el ámbito tecnológico, encontramos una tendencia a avanzar cada vez más en campos de las ciencias de la computación que apuntan a la web 3.0, tales como el Aprendizaje Profundo, la Inteligencia Artificial y el Aprendizaje Automático. De acuerdo con Tady (2018), “una solución de Inteligencia Artificial es capaz de ingerir conocimiento de nivel humano y usar esta información para automatizar y acelerar tareas que fueron desempeñadas previamente por humanos”. Aunque esta definición puede sonar un poco intimidante, para Jaron Lanier, uno de los grandes científicos informáticos de Silicon Valley, “tenemos que pensar en las personas como una criaturas secretas que están arriba de las máquinas”. Pionero de la realidad virtual, estuvo visitando nuestro país en octubre con motivo del Tigo Business Forum. Te invitamos a conocer las principales ideas que nos ha dejado después de su visita:


1. Hay un miedo a ser reemplazado por las máquinas

  El rol del ser humano y la educación frente a la Inteligencia Artificial  

La creciente automatización de procesos que ha permitido reemplazar parte de la mano de obra humana y que ha generado el declive de muchos empleos, hace que exista un miedo generalizado entre nosotros a ser reemplazados por las máquinas. Según Lanier, “lo que pasa cuando un servicio de computadora empieza a hacer el trabajo de otro es un poco complicado. No es solamente que las personas pierden su trabajo y ven cómo su carrera empieza a declinar, sino que adicionalmente hay una minoría que empieza a incrementarse. Solíamos tener muchas personas empleadas para unas funciones, y como ahora tenemos pocas, el resto se vuelve inseguro”.


2. El valor viene de la gente

  El rol del ser humano y la educación frente a la Inteligencia Artificial  

Lo que nos ayuda a enfrentar ese miedo y comprender que no nos encontramos en una situación catastrófica, es recordar lo valiosos que somos los seres humanos y las numerosas capacidades que tenemos para aportar conocimientos, ideas y talentos. Lanier hace un llamado a las personas que trabajan con Inteligencia Artificial para que recuerden que “para que la tecnología continúe siendo efectiva, para que las plataformas tecnológicas continúen y para no crear algunas disrupciones catastróficas para la sociedad, tenemos que aprender a pensar de forma diferente sobre lo que estamos haciendo y aceptar que, finalmente, todo el valor viene de la gente (…) nos encantan todos estos algoritmos, son geniales, las herramientas son fantásticas, sin embargo, lo mejor de esto es que todavía necesitan a las personas.”


3. La naturaleza del valor que viene de las personas está cambiando

  El rol del ser humano y la educación frente a la Inteligencia Artificial  

Para Jaron Lanier, no es correcto asumir que las personas vayan a ser reemplazadas por las máquinas, sino que muchas de las tareas que desempeñan los seres humanos serán asumidas por las máquinas para que la gente comience a realizarse en otros campos que tienen que ver especialmente con la mejora de datos. De acuerdo con el científico, “las personas no se están volviendo obsoletas, lo que está pasando es que la naturaleza del valor que viene de las personas está cambiando. Se aleja del trabajo físico, de la comunicación persona a persona y de servicios, y se vuelve algo nuevo que consiste en suministrar información, datos. Es una revolución nueva en cómo el valor viene de las personas. Estamos creando una nueva manera en que las personas compartan valor entre ellas y en el momento en que podamos admitir eso, tenemos una opción para hacer que el software sea mejor”.


4. Las personas deberían ser conscientes de lo valiosas que son para las empresas

  El rol del ser humano y la educación frente a la Inteligencia Artificial  

Gran parte de las compañías que trabajan con Tecnologías de la Información y las Comunicaciones recogen nuestros datos todo el tiempo. No solo cuando nos piden información personal, sino también con algo tan sencillo como cuando ayudamos a mejorar la traducción de una palabra que nos parece incorrecta. Muchas veces, estos datos sirven para que las compañías mejoren sus procesos y obtengan mayores ingresos, sin embargo, según Lanier, “las personas de las que se obtienen esos datos que necesitamos, no saben que los estamos recolectando. Nadie les ha dicho que son valiosas, que las necesitan, que están contribuyendo a la sociedad y que deberían pagarles (…). Queremos pretender que las personas no están allí y que la inteligencia artificial es en sí una cosa, y como estamos en esa fantasía no le permitimos a las personas que tengan control de su propia información”.


5. Honestidad, economía y espiritualidad: tres problemas que nos plantea la tecnología hoy

  El rol del ser humano y la educación frente a la Inteligencia Artificial  

Aunque en la actualidad hay muchos desarrollos tecnológicos en los que se avanza diariamente, aún quedan algunos temas muy importantes por resolver que, aunque se alejan de lo técnico, se convierten en problemas que nos plantea la tecnología. Según Lanier, entre ellos encontramos tres fundamentales:

  • Carencia de honestidad: “no reconocemos que necesitamos a las personas, les decimos que son obsoletas”.
  • Problema económico: “existe un miedo difundido acerca de que los robots de inteligencia artificial van a crear masivas olas de desempleo. Si pretendemos que nadie se necesita, entonces, ¿quién va a estar al frente de las personas que son propietarios de los robots?”
  • Problema espiritual: “le decimos a las personas que los avances tecnológicos implican que las personas pierdan su valor y para mí eso es lo peor. (…) Necesitamos a las personas.”


6. Las personas son unas criaturas secretas arriba de las máquinas

  El rol del ser humano y la educación frente a la Inteligencia Artificial  

Una vez examinado este panorama encontramos que no hay una razón para temer a los desarrollos tecnológicos. Aun cuando quedan cuestiones por solucionar, los humanos y las máquinas podemos convivir, conservando cada uno el valor innegable que tenemos para aportar a la sociedad. Para lograr esta convivencia sin temores, Lanier nos hace una recomendación: “la tecnología es grandiosa en el fondo. Yo los aliento fuertemente a celebrar las capacidades, a explorar lo que la tecnología significa. Los aliento fuertemente a invertir para ser capaces. No hay una razón por la cual la tecnología no pueda amar a las personas, siempre tenemos que pensar en las personas como unas criaturas secretas arriba de las máquinas, que están separadas de ellas, para que pueda tener algo de sentido.”


¿Cómo podemos aprovechar estas ideas para ejercer nuestro rol de mediadores?

Si bien a primera vista la Inteligencia Artificial puede parecernos un tema ajeno, la experiencia de Jaron Lanier puede servirnos para activar nuestro rol de mediadores proactivos en el uso de Internet con nuestros niños y adolescentes. Cuando comprendemos que, aún con todos los adelantos tecnológicos que existen y los que vendrán, la parte humana siempre prevalece, esto se convierte en una gran motivación para trabajar en la formación de nuestro ser y de los menores que nos rodean. La parte técnica cambia constantemente y si se tiene disciplina puede aprenderse con facilidad. La formación de nuestro ser, por otro lado, es una construcción que se hace durante toda la vida a partir de nuestras experiencias, y los primeros años son de especial importancia para definir nuestros valores y prioridades. Las personas que están al frente de desarrollos tecnológicos significativos y que tienen gran poder a su cargo, se enfrentan a tomar decisiones complejas que involucran su formación ética y moral.

Es probable que nuestros niños y adolescentes se desenvuelvan en un futuro en carreras que involucran innovaciones tecnológicas, y que incluso tengan profesiones que posiblemente aún no se han inventado. Por esta razón, desde Tigo queremos invitar a padres, maestros y cuidadores a ver el rol de mediadores proactivos más allá de los conocimientos que podemos adquirir para guiar a nuestros hijos y estudiantes en un uso responsable y creativo de Internet, y considerar prioridad la formación del ser de nuestros niños y adolescentes. Si tenemos personas con una personalidad definida ética y moralmente, podemos resolver dos de los problemas que plantea Lanier: la carencia de honestidad y el problema espiritual, y de esa forma el tercer problema se hará más pequeño por sí solo.

Adicionalmente, es importante no dejar atrás la parte del conocimiento, y tomar en cuenta la recomendación de Lanier, “invertir para ser capaces”, aprender sobre la tecnología, conocer su lenguaje, investigar las tendencias actuales para entender cómo se está moviendo ese gran universo y perder el miedo que a veces nos genera.

¡Comparte! Sé un generador de cambio y promueve junto con nosotros el uso responsable y creativo de Internet en tus redes sociales.

Sin comentarios

Añadir un comentario