Brecha digital

¿Qué es y cómo podemos reducir la brecha digital?

0
0
15
¿Qué es y cómo podemos reducir la brecha digital?

¿Te has sentido frustrado o confundido al intentar usar algún servicio en internet y no lo has logrado? ¿Has notado cómo los niños y adolescentes son bastante ágiles e intuyen rápidamente el uso de aplicaciones disponibles en internet? ¿Has escuchado la frase: ‘ellos ya vienen con el chip’? Todo esto se debe a la brecha digital. Sigue leyendo y encuentra en qué consiste y cómo puedes empezar a disminuirla en tu vida o en la de otros.

La brecha digital es conocida como la diferencia entre quienes pueden acceder y usar internet y quienes no2. Esta desigualdad está relacionada no solo con el acceso a dispositivos tecnológicos y a la cobertura en términos de red de telecomunicaciones, sino también con el conocimiento y la apropiación de internet. Generalmente es un fenómeno que involucra a todas las generaciones de usuarios. Sin embargo las generaciones mayores la experimentan más. La brecha digital es visible en ámbitos como el laboral, el social, el académico e incluso en los de entretenimiento y ocio.

En el caso de una madre de 48 años que no consigue empleo fácilmente porque no sabe cómo conectarse a internet la brecha digital es evidente. También la situación de un abuelo que ignora que puede llamar a su familia de manera gratuita desde una aplicación o red social es una expresión de esta dificultad. Al mismo tiempo, algunos casos de padres de familia, cuidadores y docentes que no logran ayudar a su hijo o estudiante con el desarrollo de una actividad educativa son un síntoma de que no hay una apropiación de los medios digitales y sus herramientas de comunicación y consulta.

La disminución de oportunidades laborales, los obstáculos para asumir tareas que impliquen analizar información y el mismo sentimiento de temor o desinterés por realizar algún tipo de actividad mediada por las tecnologías digitales son indicios de estar experimentando brecha digital. Y aunque situaciones de este tipo ocurran, es posible cambiar el panorama y encontrar oportunidades para reducir tal efecto nocivo propio de la velocidad con que cambia la tecnología.

En el hogar, por ejemplo, juega un papel fundamental construir procesos colaborativos y lazos de confianza desde los cuales los miembros más jóvenes compartan conocimientos con los más longevos. Muchas veces, en el hogar se refleja la disparidad entre grupos poblacionales frente al uso y la apropiación de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Por esto es un lugar para adquirir competencias identificando necesidades digitales de cada miembro de la familia y compartiendo los múltiples saberes que cada uno tiene.

Así, la presencia de menores en el hogar y el uso de las Tic por parte de adultos mayores crean una relación que permite dar los primeros pasos para reducir la brecha digital, además de propiciar un intercambio de saberes respecto al entorno digital. En esta vía, cada integrante del hogar comparte sus saberes técnicos —propios de las generaciones más jóvenes— y sus conocimientos sobre la vida —propios de las generaciones más longevas—. Esto demuestra que nunca es tarde para aprender y fortalecer habilidades y criterios para la vida1.

¿Qué es y cómo podemos reducir la brecha digital?


¿Qué tal empezar con un primer reto?

Familiarizarse con aplicaciones de mensajería instantánea y redes sociales también ayuda a superar la brecha, pues de esta manera se produce un acercamiento con las herramientas digitales y un mejor uso de ellas en poco tiempo. Para lograrlo, hay videos con instrucciones muy precisas y fáciles de seguir como el tutorial para realizar Videollamadas en Whatsapp y el Diccionario Digital de Whatsapp.


Acceso + apropiación = múltiples beneficios digitales

Quienes desarrollan habilidades digitales para el uso de internet y pueden acceder a este sin dificultades obtienen beneficios en diferentes ámbitos de la vida: laboral, político, económico, cultural, afectivo, personal, entre otros. En el ámbito de la participación, cada vez tenemos mayores posibilidades de ingresar a procesos y mecanismos democráticos que se desenvuelven en el mundo digital. Por su parte, gracias a la inclusión de los medios digitales en el ámbito laboral, es mucho más sencillo ser eficiente y tener información organizada y con disponibilidad instantánea. Finalmente los medios digitales proveen niveles de inclusión social mucho más abiertos en los cuales las personas con situaciones específicas de discapacidad o con condiciones diferentes pueden desenvolverse sin ningún tipo de problema.


¡Para no olvidar!

Aunque todos los miembros del hogar guarden diversos intereses y necesidades, y algunas veces se presenten dificultades de aprendizaje en la apropiación de las Tic, esta dificultad puede superarse al involucrar diferentes generaciones de tal forma que se puedan combinar los conocimientos técnicos con los aprendizajes de la vida. De esta manera se afianzan relaciones familiares y se desarrollan procesos de mediación activa en ambas vías. Además, por medio de las aplicaciones disponibles quienes apenas entran en contacto con internet desarrollan competencias y adquieren conocimientos.

Recuerda que también es provechoso realizar actividades para que los miembros del hogar, sean niños, adolescentes o adultos, adquieran experiencia en el uso constante y responsable de las herramientas digitales.

Fuentes:

  1. Barrantes Cáceres, R., & Cozzubo Chaparro, A. (2015). “Edad para aprender, edad para enseñar: el rol del aprendizaje intergeneracional intrahogar en el uso de la internet por parte de los adultos mayores en Latinoamérica” (N.° 411). Lima. Retrieved from http://files.pucp.edu.pe/departamento/economia/DDD411.pdf
  2. Lee, S. (2016). Smart divide: Paradigm shift in digital divide in South Korea. Journal of Librarianship and Information Science, 48(3), 260–268. http://doi.org/10.1177/0961000614558079

¡Comparte! Sé un generador de cambio y promueve junto con nosotros el uso responsable y creativo de Internet en tus redes sociales.

Sin comentarios

Añadir un comentario